martes, 3 de mayo de 2011

Sentido


La erudición; de nuevo me topé con ella. Esta vez era una gran bola de caca empujada por un escarabajo.  No me dejaba pasar; ocupaba todo lo ancho del camino.
     Me fui con los maestros que, de niño,  le quitaron a mi alma el sueño.  Entre ellos encontré a mi madre (la sangre y sus misterios). La recordé diciéndome: “mira, un rodacaca”. Nos reíamos divertidos del animalito empujando su esfera más grande que él. Tan indefenso;  asegurando más progenie.
Yo estaba casi listo para regresar.
     Regresé, al fin de cuentas, contigo. En el mismo camino encontraste sobre un árbol una bromelia y me diste una cátedra de cómo se alimenta, literalmente, del aire. Pasé tantos años por ahí sin verla. Ahora, cada vez que tu bromelia da flores, nace el descubrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada