sábado, 15 de enero de 2011

Yo no, la noche


El sol cae del borde del gran barranco,
Eras atrás, eras abajo.


A mis pies una colonia de hormigas te parece irrelevante.
No me creerás de dónde emerges.


Necesitamos la noche,
la noche en que un niño se da cuenta
de que se da cuenta.
Sólo una noche te podrá contar dónde se cocinó
toda la materia que te sueña,
preguntándote.
(Porque sólo eso -o todo eso- eres.)


Mira abajo: qué estúpida es cada hormiga
Mira arriba: la colonia aprehende el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada